Si tienes una celebración especial (luna de miel, aniversario, cumpleaños...) o viajas en familia, tu opción perfecta es la habitación doble especial.

 

Dispone de una cama de matrimonio y posibilidad de supletorias.

 

Esta habitación destaca por su amplitud, luminosidad y unos grandes ventanales que te permiten disfrutar más a fondo de las vistas.